dish network franklin new hampshire
phoenixmobilecarwash.com

PUEBLOS COMUNIDAD VALENCIANA                                                  CASTELLON

Datos del Pueblo

Villarreal / Vila-Real

Pueblo

 Localidad: Vila-real/Villarreal

Municipio

Vila-real / Villarreal / Comarca:

Provincia

Castellon

Comunidad

Valenciana

Habitantes 2003

45.582

 

Ayuntamiento

Dirección

Plaza Mayor, S/N  

Código postal

12540 

Teléfono

964547000

Fax

964547020

Oficina Turismo

Contactar con Teléfono citado

Web Oficial

Ayuntamiento de Vila-real

Web de Interés

Vila-real.com: el portal de Vila-real

Web Oficial del Villarreal Club de Futbol

Vila-real - Guia turística Castellón

ESPORTIU BASQUET VILA-REAL

Club Atletisme Vila-real

E-mail municipio

atencio@ajvila-real.es
 

Añadir Fotos

Nucleos de Villareal / Vila-Real: Carinyena, Pinella, Solades, Virgen de Gracia

Villarreal limita con las localidades de Almazora, Onda, Bechí, Nules, Alquerías del Niño Perdido y Burriana, todas ellas de la provincia de Castellón.

Situada a 8 km. al sur de la capital de la provincia, tiene una elevación de 42 m. sobre el nivel del mar, 49.045 habitantes (INE 2007), la gran mayoría en el núcleo urbano, que ocupa un 10,72% de los 55,4 km² de su término municipal. Por cantidad de habitantes, es la segunda población de la provincia (después de la capital), y la decimocuarta de la Comunidad Valenciana.
Ocupa una buena parte de la orilla derecha de la cuenca baja del Mijares, esto es, la parte más característica de la plana, rampa de llanura o piedemonte pleistoceno, entre las últimas colinas de Onda y Bechí y las tierras más bajas del litoral holocénico de Burriana.
El término es un plano inclinado hacia levante y las aguas son drenadas hacia el mar directamente en sentido NO-SE por el Mijares y los barrancos del Hospital, de Ratils y de l'Espaser; por el sector meridional pasa el río de Sonella (o río Seco de Bechí), procedente de las montañas de Onda y Artana.
El clima se caracteriza por medias invernales elevadas (10ºC en enero) y veranos templados. Las lluvias no sobrepasan generalmente los 400 mm. anuales. La vegetación es la propia del dominio Querco-Lentiscetum (maquia de carrasca y palmito), con restos de pinadas prácticamente desaparecidas.

En los alrededores de la ciudad son bastante frecuentes los testimonios de la cultura eneolítica (Villa Filomena), ibérica y de la dominación romana. La larga ocupación musulmana de la Plana de Burriana dejó una rica herencia de topónimos que todavía permanecen vivos y de pequeños núcleos rurales (alqueries) esparcidos por la huerta.
Fue fundada el 20 de febrero de 1274 por el rey Jaime I de Aragón (de ahí su nombre de Vila-real), para afianzar la reconquista de la zona, y situada estratégicamente sobre la antigua Via Augusta romana a 65 km. de Valencia, y en las cercanías de Burriana, hasta ese momento villa en manos de los musulmanes y en cuyo término municipal fue fundada Villarreal. Fue "Vila-real" desde su fundación con representación en las Cortes y Diputación del Reino y tuvo el privilegio de usar como insignia propia el pendón real cuatribarrado. Formó parte del brazo real en las Cortes Valencianas y participó muy activamente en las mismas.
Desde el siglo XIII la ciudad tiene forma de planta hipodámica: un rectángulo amurallado cruzado por dos calles principales (cardo y decumano) que en su intersección central determinan una Plaza Mayor porticada (Plaça de la Vila / Plaza de la Villa). En el siglo XIV, el aumento de la población obligó a construir fuera de las murallas (Raval de Valencia o del Carme y de Castellón o Sant Pasqual)
La villa original, rodeada de murallas, se expandió extramuros a partir del siglo XIV, en los llamados arrabales de Castellón y de Valencia, llamados posteriormente de Sant Pasqual y del Carme, por estar el antiguo convento carmelita i el santuario-monasterio donde reposan los restos del santo patrón.
Los desequilibrios demográficos y económicos que caracterizan el siglo XV se traducen, a inicios del XVI, en constantes conflictos con los mudéjares de los señoríos vecinos y en una participación corta, pero muy activa, a favor de las Germanías.
En el siglo XVI muere en el convento del Rosario el fraile alcantarino Pascual Baylón, cuyo sepulcro en la ciudad será un foco de fuerte influencia religiosa al construirse su capilla con la protección de Carlos II. Entre 1566 y 1675 se amplía la huerta tradicional regada por la Sequía Major, Sequiola, Sobrirana y Jussana y se rotura la mayor parte del secano (Madrigal, Pinella y Pla Redó).
En 1706, durante la Guerra de Sucesión, ante la resistencia ofrecida por algunos vecinos de la villa, partidarios del archiduque Carlos de Austria, las tropas borbónicas del conde de las Torres de Alcorrin que desde San Mateo intentaban llegar hasta Valencia, ocupada por las tropas de Basset, asaltan sus murallas y se produce un combate con más de quinientos muertos entre ambos bandos, a la vez que el incendio de algunos edificios. El ascenso de la dinastía borbónica favoreció la vida económica de la villa, haciendo que a lo largo del siglo su población se cuadruplicara y que en la segunda mitad del XVIII viera nacer las primeras industrias de transformación textil, al tiempo que la población se involucra en los distintos conflictos y revueltas que sacuden a España, sufriendo sucesivos ataques e incendios durante las guerras carlistas. En la segunda mitad del siglo XIX, gracias a personalidades como el político José Polo de Bernabé, se introduce el cultivo comercial de la naranja, que le da un gran impulso económico a la ciudad, tanto de la mano de hombres de negocios como por parte de distintas cooperativas, al tiempo que se excavan pozos de riego y se ponen en activo grandes extensiones de tierras de secano.
Ya en el siglo XX, tras la Guerra Civil Española, los beneficios obtenidos en este comercio facilitaron a algunos empresarios la instalación de fabricas de losetas cerámicas, con el fin de diversificar el entramado productivo. Este tipo de industria ha seguido en expansión hasta nuestros días, siendo la principal fuente de ingresos de la economía local.
En 1985 se segregó del municipio la localidad de Alquerías del Niño Perdido.

Desde su fundación hasta la primera mitad del siglo XX, el municipio basó todo su potencial económico en una agricultura mixta de secano extensivo y de huerta intensiva. El naranjo transformó, directa e indirectamente, los pilares de la idiosincrasia de la ciudad. En función de su interés, entre 1880-1960 se convirtieron 3.500 Ha. de secano a regadío, se desarrolló una incipiente y apreciable industria de transformación de críticos. Sin embargo, la política de fomento de la vivienda y del turismo que caracterizan los años 60 del pasado siglo determinó que se optara por invertir en una industria tradicional de la comarca: la azulejera. De ahí, que la industria del azulejo y revestimiento cerámico sea el principal motor económico de la ciudad en la actualidad.
Los pavimentos y revestimientos han ido conformando un ciclo productivo, cerrado e integrado en la ciudad, que la ha convertido en el centro azulejero más importante de España y en uno de los punteros de Europa. Hoy la vida económica de la ciudad, sin duda, aunque no de una manera exclusiva, se mueve a partir del motor de la cerámica que impulsa al resto de sectores productivos e institucionales.
Esta especialización azulejera, reflejada en el hecho de que la población activa del sector secundario sea la mayoritaria, no ha sido inconveniente para que el propio sector cerámico y otros continúen apostando por inversiones y modernizaciones en citricultura.

buscador google
Búsqueda personalizada
Destinos Comunidad Valenciana
Menú
Usuario
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese
Buscar
Codigos Postales Nucleos Poblacion