Fotografías pueblos Comunidad Valenciana
Vista general de Tales
RESTAURANT LA TASTE
Los Serranos : Chulilla, capital de las hoces del Túria
Enviado por valencià el 21/12/2010 7:07:15 (1275 Lecturas)
Los Serranos

Chulilla es para muchos sinónimos de salud y bienestar, no en vano las virtudes de las aguas de su conocido balneario han sido su principal atractivo durante muchos años. Pero, la Luliella romana y la Xulella musulmana tienen mucho más. Su castillo y las callejuelas enrevesadas que discurren a sus pies, los paseos por la ribera de un generoso río Turia, la escalada en sus cañones y paredes, y una sorprendente gastronomía de interior, son otros de los regalos que Chulilla ofrece al visitante.
Chulilla es un pueblo blanco incrustado en la falda de un cerro coronado por una fortaleza de origen musulmán y abrazado por el río Turia, que todavía mantiene un importante caudal. El río, que esta presente en la vida del pueblo, forma un cerrado meandro que bordea al municipio labrando un formidable cañón de paredes verticales. En lo más alto del cerro, las murallas bien conservadas de su fortificación, nos sugieren un pasado intenso lleno de intrigas y luchas por un enclave de gran importancia estratégica como lugar de paso.
Chulilla es un pueblo rampante cuyas casas, orientadas al levante, se encaraman al cerro siguiendo las curvas de nivel. Y poco debe haber cambiado desde que, en 1340, le fuera otorgada Carta Puebla en beneficio a la minoría cristiana. Sus calles enrevesadas y sus gentes sosegadas y amables nos sumergen en una tranquilidad tal, que parece imposible encontrarla a tan poca distancia de Valencia. Un paisaje tan espectacular, un paraíso tan bello,… Chulilla, capital de las Hoces del Túria.
No son pocos los atractivos de la villa que, situada en el corazón de La Serranía, satisfarán a los enamorados de la historia, a senderistas y escaladores, a naturalistas y aficionados a la geología, y eso por no hablar de aquellos que quieran prescindir de los agobios de la vida actual, dejándose seducir por las curativas estancias en el balneario. También tenemos rutas de senderismo y de ciclismo, además de una magnífica oficina de turismo en la cual, os informaremos de las cosas que hay que visitar en este magnífico pueblo.
Las fiestas de Chulilla son de lo más animado, sobre todo durante las celebraciones que anuncian la llegada de la primavera, Los Mayos, con sus cantos sobre la actualidad del pueblo a ritmo de jota, cantando con cierta ironía, la cual todos soportan con el dulzor de los reguiños, las pastas típicas que se hacen estos días. Los auténticos protagonistas de estas fiestas son los cuatro mayorales, dos obreras –chicas y chicos de unos 18-20 años- y dos floreritas – dos niñas pequeñas-, todos vestidos con el traje típico de Chulilla. Las fiestas del Santísimo Cristo, tienen lugar en septiembre y resultan muy vistosas, pues las calles se engalanan y se construyen cruces ornamentales, a cada cuál más bonita, con el fin de obtener el premio a la mejor cruz.
No por estar en Valencia, el plato típico de Chulilla, es la paella, su gastronomía es recia y poderosa, como corresponde a las zonas de interior. Aquí, podemos degustar platos como la olla churra, olla de berzas, el gazpacho serrano y ricos embutidos.
Tras haber hecho un breve paréntesis explicando las fiestas y gastronomía del pueblo, os voy a explicar la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, que se encuentra en el corazón de la villa. Construida sobre una mezquita entre los siglos XV y XVII, originariamente constaba de una nave rectangular, pero más tarde se le añadió el campanario, la sacristía y una capilla. Entre su abigarrada ornamentación barroca destaca un zócalo con azulejos del siglo XVI -hermano del existente en la iglesia del Corpus Christi de Valencia-, una talla de madera policroma de la Virgen con Niño, también del siglo XVI, y un lienzo de la Virgen del Castillo con Niño del siglo XVII.
Para observar los alrededores del pueblo, os voy a explicar donde se localizan los dos miradores. El primero, es el de la Peñeta. Se localiza al final de la Calle Mayor. A nuestros pies la fértil vega del Turia que se nos ofrece sin velos. El río discurre manso y los agricultores realizan en sus pequeños campos las tareas que en esta época del año tocan. Al fondo, se observa la sierra Chiva, la peña del Frailecico y la peña del reloj, y a las espaldas el ventanal del Castillo, por donde la reina mora se descolgaba para ir a ver a su amante, que era cristiano. Por ese ventanal, un día se descolgó y la mora se mató. De ahí, seguimos la calle Mayor dirección a la Plaza de la Baronía, una vez allí, la atravesamos y continuamos por la calle San Juan, para a pocos metros girar a la izquierda e introducirnos en la calle las Cuevas, al final de esta calle encontramos el mirador de las Cuevas. En este, observamos como el río discurre encajonado por todo el cañón del Turia, también observamos como el fruto que prevalece es la algarroba –ya que se cultiva muy bien en zonas de secano-, a la parte izquierda se ve el Castillo, la tabla de los Cazadores.
Para ir al castillo, sólo tienes que coger una calle tras otra hacia arriba, ya que el Castillo de Chulilla es como Roma. Atravesamos la puerta coronada por un arco de medio punto. Al llegar a la torre del recinto señorial, observamos Chulilla desde lo alto, como si lo hiciéramos desde la Muela, monte que protege al pueblo. Aprovechando que estamos en el Castillo, y que tiene mucha historia, os voy a contar la historia de Chulilla.
Con la romanización de estos poblados se abandonaron y sus gentes ocuparon los llanos. Entonces, en honor a Julio César, el lugar pasó a denominarse Luliella y de esta época se conserva el aljibe del castillo, emplazamiento que se mantuvo como “castro” en la época romana. Al estar situado en un importante nudo de comunicaciones, el enclave pronto fue el más relevante junto al castillo de Alpuente, en muchos kilómetros a la redonda. Efectivamente el castillo, declarado Monumento Histórico-Artístico en 1981, fue el embrión de la población y a sus pies se sucedieron interesantes episodios protagonizados por los diferentes pueblos que han pasado por aquí. En realidad, las murallas solo defienden el flanco meridional de la población, ya que su espalda se desploma hasta el río, haciéndose innecesaria cualquier otro tipo de protección.
Poco queda de la Xulella musulmana. Por aquel entonces, gracias a un pacto establecido en el rey Abu Zayd, rey moro de Valencia, y Jaime I, la fortaleza se mantuvo por un tiempo bajo dominio musulmán. Pero en 1340, el obispo Ramón de Gastón otorgó Carta Puebla en beneficio de cien pobladores cristianos, y con ellos como dominadores, el castillo sufrió sus primeras reformas. Éstas se sucederían a lo largo de los siglos XV y XVI, época a la que pertenece la atalaya del Frailecico, al suroeste, que dominaba esa parte del territorio. No faltó quien utilizó estas murallas como prisión, tal es el caso del inquisidor de San Juan de Rivera, que encerró aquí a numerosos párrocos acusados de herejes. Ya en el siglo XVII, con la triste expulsión de los moriscos, la población disminuyó mermando así la importancia del pueblo hasta que se produjo una nueva colonización de genes venidas de Navarra y Aragón; así se alcanzaron altos niveles de doblamiento hasta principios del siglo XX, momento en que el descenso de población volvió a producirse como consecuencia de la emigración de sus gentes a las ciudades, fenómeno que ha alcanzado nuestros días.
El final del esplendor de la fortaleza hay que buscarlo en fechas recientes pues durante el siglo XIX, durante guerras carlistas, sus murallas protegieron a las tropas pretendientes. Hasta tres fuertes envites isabelinos resistieron los muros, pero finalmente, gubernamentales se impusieron y el castillo pasó a ser ruina. Del castillo destaca su puerta de acceso con un bien conservado arco de medio punto de baldosa, las estancias de lo que debió ser el cuerpo de guardia, el aljibe romano, una torre barbacana, un bastión circular, unas dependencias abovedadas y una capilla dedicada a San Miguel. Tras su abandono, los vecinos usaron estos viejos muros como cantera para obtener de forma fácil piedras para la construcción hasta que comenzaron, en 1981, los trámites para su declaración como Monumento Histórico-Artístico. Fantaseando con estas historias que acabó de escribir, dejo que mi mirada se pierda siguiendo los meandros del Turia. Al fondo: junto al río, un edificio de aspecto decimonónico asoma entre los pinos; el Balneario de Chulilla.

Balneario de Chulilla
Sin duda, tan importante como en tiempos lejanos fue para Chulilla su estratégica situación y su fortaleza, lo ha sido en tiempos recientes su balneario. A cuatro kilómetros del casco urbano, junto al río Turia, ha querido la naturaleza que aflojen las aguas termales, las de Fuencaliente, con propiedades minero-medicinales a 23 ºC. El entorno es privilegiado y el frondoso jardín alberga palmeras, laureles, pinos, chopos, rosales y toda suerte de plantas de jardinería; en medio, una piscina siempre lista para el baño que recibe las aguas templadas de la fuente. Una inscripción recuerda que el balneario de Fuencaliente, hoy conocido como el Balneario de Chulilla, fue reconstruido en 1965 por el pueblo. Y renovado veinte años después.
Las primeras referencias escritas son del siglo XVIII, pero no fue hasta finales del XIX cuando se construyó una primera casa de baños municipal. La construcción tiene ese regusto de los edificios de aire decadente, nada que ver con los modernos servicios e instalaciones que ofrece en su interior. Desde el aparcamiento, un pasillo cubierto por espléndidas trepadoras conduce hasta la recepción. Gracias a sus especialistas, el balneario es el lugar apropiado para combatir reumas, enfermedades de la piel y del aparato digestivo así como para corregir la función biliar.

Las memorias de los mayores del lugar
Su ubicación serrana hace de su término un buen lugar para los paseos campestres, para el senderismo pedestre o ciclista y un paraíso para los escaladores. Entre las varias opciones, permítame recomendar el paseo al Charco Azul. Desde la plaza, un cartel nos indicará el camino, sin pérdida posible, que en media hora nos llevará junto al río hasta esta pequeña presa de aguas claras que se construyó para regular el paso del río por Chulilla. Desde aquí, unas canalizaciones llevan el agua por debajo del pueblo hasta una pequeña estación hidroeléctrica. Hoy el Charco Azul es un estimado enclave frondoso donde los jóvenes se refrescan en verano. La excursión discurre entre enormes acantilados calcáreos como la Peña Judía o la Peña Mosén, que arrancan en el mismo Turia.
Para finalizar, los veteranos recordaron tiempos pasados en los olivares, en los almendros y en las huertas; tiempos en los que fabricaban los capazos y las esparteñas en las cuevas de detrás del castillo los días de lluvia.

Recomendamos
Escalada: La práctica de la escalada deportiva en cualquiera de sus numerosos sectores y su gran cantidad y calidad de vías de roca caliza, sumándose además dos rutas de vías ferratas. Destacar que, en los últimos años, se han equipado varios sectores de escalada nuevos (la pared de enfrente, el oasis, el balcón). Chulilla ya cuenta con casi 700 vías de escalada deportiva.
Senderismo: Permítanme recomendarles, además de la senda del Charco Azul, la senda de “las Cuevas –La Peñeta”, que discurre bordeando por detrás la peña del castillo, tiene una longitud de 1km, y a pesar de ser la senda más corta, es una de las más bonitas y vistosas. Durante el trayecto podremos observar el esplendor de la sierra de Chiva y el final de las Hoces del Túria, así como el cauce del río y el barranco, que en esta época del año se viste de vivos colores ofreciendo al visitante una vista cálida y sobrecogedora. Muy recomendable también el sendero local frailecico-cueva del tesoro y del Gollisno.
Gastronomía: El municipio de Chulilla cuenta con 6 restaurantes donde poder disfrutar de la gastronomía a de interior, así como 2 hornos dónde encontrarán reguiños, congretes y pastas típicas de Chulilla.
¿Cómo llegar?

1. Desde Valencia: Tomar la CV-35 dirección Ademuz hasta la salida “Losa del Obispo”, cruzar Losa y continuar 5 km por la carretera hasta llegar a Chulilla.




2. Desde Requena: Salir desde Requena dirección Chera por la CV-395. Una vez en Chera seguir dirección Sot de Chera y continuar hasta Chulilla.






Datos de interés:
• Web: www.chulilla.es
• Facebook: http://www.facebook.com/topic.php?top ... -de-Chulilla/331307601491
• Oficina de Turismo: C/ las eras, s/n Tel: 96 165 79 79
•¿Dónde Comer?
oRte. Las Bodegas: 96 211 77 75
oRte. El Pozo: 96 165 72 72
oRte. La Rueda: 96 165 70 25
oRte. Ca Bárbara: 96 165 73 23
oRtes. El Balneario (Los Baños y Túria): 902 74 74 02
•¿Dónde Dormir?
oBalneario Chulilla: 902 74 74 02
oHostal El Pozo: 96 165 72 72
oApartamentos La Muela: 666 871 529
oAlojamiento rural La Presa: 96 165 70 25
oCasa Rural Serena: 96 165 70 83
oAlojamiento rural Los Cinglos: 618 193 669
oCasa rural La Baranda: 96 165 79 75 / 626 485 849
oCasa rural Greenhouse: 692 643 141
oCasa rural La Baronía de Chulilla: 677 405 604


Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con la noticia
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo
buscador google
Búsqueda personalizada
Destinos Comunidad Valenciana
Menú
Usuario
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese
Buscar
Codigos Postales Nucleos Poblacion