dish network newbury new hampshire
ECM

PUEBLOS COMUNIDAD VALENCIANA                                                  VALENCIA

Datos del Pueblo

Benisano

Pueblo

Localidad: Benisano

Municipio

Benisano / Comarca: Camp del Turia

Provincia

Valencia

Comunidad

Valenciana

Habitantes 2003

1474

 

Ayuntamiento

Dirección

Plaça L'Ajuntament, 1

Código postal

46181 

Teléfono

962780701

Fax

962791540

Oficina Turismo

Contactar con Teléfono citado

Web Oficial

Ayuntamiento de Benisano

Benisano.es

Web de Interés

Castillo Benisano

Benisanó Página oficial del CIVIS

E-mail municipio

info@benisano.com
 

Añadir Fotos

 

El término municipal de Benisanó limita con las localidades de Liria y Benaguacil ambas de la provincia de Valencia.

Situado al sureste de la ciudad de Liria, cuyo término lo limita por los cuatro puntos cardinales. La superficie del término es llana, a excepción de unas suaves ondulaciones por el sector nordeste. El clima es templado; los vientos más frecuente son el poniente y el levante; las lluvias se producen en otoño y primavera. El pueblo está situado en un altozano, junto a la carretera de Valencia a Ademuz.

Benisanó, asentado sobre un suave altozano, con una superficie de 2,32 Km2, rodeado por las huertas de Puebla de Vallbona, Benaguacil y Liria, a una altura de aproximadamente 250 metros sobre el nivel del mar, a 23 Km de la capital Valencia, surcada por la carretera Valencia-Ademuz, es uno de los parajes más bellos de la comarca Campo del Turia.
De clara ascendencia árabe (el nombre procede del árabe beni-Sahnun, "hijos o descendientes de Sahnun"), no se conoce ninguna alusión histórica anterior al siglo XII que señale la existencia del mismo. El pueblo como entidad local propiamente dicha surgió con las edificaciones que se agruparon en torno al antiguo castillejo de origen árabe, construído sobre el solar de una alquería musulmana denominada Benixanut. Por ello, la historia de Benisanó y la de su castillo han estado ligadas desde sus orígenes hasta la actualidad, conformando un marco común a lo largo de los siglos.
En época romana, el término de Benisanó formaba parte de un bosque que rodeaba a Edeta (Liria), y en ningún momento fue utilizado como asentamiento ofensivo por parte de Pompeyo en sus luchas con Sertorio (73 a.C.) ya que el asedio a la "gran Laurona" se produjo desde Pallancia (Ribarroja), lugar donde tomó Pompeyo posiciones. Prueba de ello es que no han aparecido en todo el término municipal restos arqueológicos romanos. No obstante, las líneas de investigación que se siguen en el momento presente, van encaminadas a profundizar en el estudio de la zona en los siglos anteriores al XII, aunque por el momento todavía no ha aparecido ningún vestigio de las épocas ibérica, romana o visigoda en cuanto a asentamiento humano establecido.
Así pues, ya situados en este mismo siglo XII, aparece la existencia de un "fosar", denominado Beni Sahún, nombre de una familia árabe (caso típico de los topónimos del tipo Beni que obedecían a la parcelación hereditaria entre los descendientes árabes). Este primitivo nombre evoluciona al anteriormente de Benixanut, que alude al antiguo castillejo utilizado como alquería, donde un Cadí o juez árabe de Liria guardaba sus mujeres, cautivos y riquezas. Esta configuración inicial queda confirmada por los subterráneos que aparecen labrados en el actual castillo.
En las donaciones de tierras que se efectuaron en la época de la Reconquista y que aparecen documentadas en el "Llibre del Repartiment" se nombra una primera donación del lugar en el año 1239, que textualmente dice: "1V jovatas in Benisano a Martinus Petri de Benasto", aunque la donación más significativa se produjo en noviembre de 1249, cuando se le entrega la alquería de Benizano a D. Pedro Íñiguez de Diacastello, procurador del infante D. Sancho, aunque no fue hasta 1291 cuando Jaime I lo confirma como señor de dicha alquería, con derecho a todos los créditos de los allí afincados. Desde este momento, Benisanó, que entonces estaba formado por una torre, edificios circundantes, un baño público y un muro que rodeaba la villa, contará con jurisdicción propia.
En posteriores donaciones, pertenecientes a la Cancillería y documentadas en tiempos de Pedro el Grande, aparece el nombre de Benisanó tal como lo conocemos en la actualidad, en concreto en la donación efectuada en 1278 y 1279 a Juan de Prócida.
A partir de este momento comienzan a sucederse las donaciones entre distintas familias cristianas hasta 1477, año en que es comprado por Dña. Isabel, esposa de D. Luis de Cavanilles. En diciembre de este mismo año 1477 el rey D. Juan de Navarra concede a D. Luis la jurisdicción de Benisanó. En la segunda mitad del siglo XV es cuando se erige el castillo tal y como lo conocemos en la actualidad (sin olvidar las posteriores reformas). En noviembre de 1519 e rey Carlos I otorga licencia para construir torres y murallas en dicho lugar.
Con el inicio del mandato de esta renombrada familia es cuando se afianza la configuración de Benisanó como pueblo de señorío, manifiestamente independiente del poder real. Don Luis de Cavanilles fue copero del rey Juan II de Aragón en 1477, gobernador de la Ciudad y Reino de Valencia en nombre de los Reyes Católicos entre los años 1481 y 1503. Su hijo, Don Jerónimo de Cavanilles fue capitán de la Real Guardia con el rey Fernando el Católico, embajador de Francia entre los años 1509 y 1511 y Gobernador de la Ciudad y Reino de Valencia en 1523. Fue Don Jerónimo de Cavanilles quien trasladó al rey prisionero Francisco I de Francia al castillo de Benisanó, por petición directa del Emperador Carlos V, después de la derrota en la batalla de Pavía en 1525, conformando uno de los pasajes históricos acontecidos en el municipio que más se conocen y se recuerdan. Desempeñó también los cargos de Virrey y Capitán General de la Virreina Doña Germana de Foix desde 1538 hasta 1549. Casó con Doña Leonor de Borja, emparentando al municipio con esta familia de Papas.
A pesar de que los señores de Benisanó fueron cristianos, en esta época la población del municipio era mayoritariamente morisca, enclavada entre dos poblaciones de cristianos viejos (Liria y Puebla de Vallbona) y una de moriscos (Benaguacil).
Es durante el siglo XV cuando se inician los continuos litigios entre los habitantes de Benisanó y los de Liria a causa de las aguas de riego, que en numerosas ocasiones hicieron peligrar la integridad física de los propios habitantes, siendo especialmente relevante el incendio provocado por los lirianos en 1408. A lo largo del siglo XVI siguen recrudeciéndose los ataques de los habitantes de Liria, destacando las revueltas de agosto de 1520, cuya dirección fue tomada por los agermanados, y las de 1576.
En 1547 se produce la desmembración por Bulas Papales de Benisanó de Liria, pasando obtener parroquialidad propia. Es en este momento cuando Don Luis Cavanilles Villarrasa manda edificar la iglesia, bajo la titularidad de los Santos Reyes, y la casa abadía.
En septiembre de 1609, la expulsión de los moriscos supuso una grave disminución de la población, provocando nefastas consecuencias en la economía del municipio. Este déficit poblacional fue compensado por el aporte continuo de cristianos viejos de los municipios vecinos. También fueron importantes en la disminución dehabitantes las epidemias, como la de peste de 1647.
En 1699 ocurre un hecho que va a marcar para siempre la vida y la historia de los habitantes de Benisanó, pues se descubre en los cimientos de la casa nº 26 de la Calle Mayor una medalla de bronce de forma elíptica, representando a Nuestra Señora con el Niño en brazos. Entre las diversas advocaciones propuestas se decidió, mediante sorteo celebrado en marzo de 1701, la de Virgen del Fundamento, en clara alusión a las circunstancias de su encuentro. Un monumento que contiene un cuadro cerámico se conserva en este mismo lugar para memoria del hallazgo. El 21 de julio se otorga autorización para dar culto a dicha imagen, y desde entonces es venerada con entusiasta devoción como Patrona del municipio, celebrándose su festividad cada 8 de septiembre.
Durante el siglo XVIII destaca el aumento demográfico de Benisanó debido a la reducción de mortalidad causada por epidemias, aunque en algunos años la escasez de trigo y el estiaje de la fuente de San Vicente produjeran mermas en la economía, sobre todo en 1771 y 1773. En 1792 el escritor Cavanilles en su obra "Observaciones sobre el Reino de Valencia" hace referencia a Benisanó "situado en una loma junto al Camino Real, donde viven 140 familias". Por entonces el diámetro del pueblo era de un cuarto de legua, y la actividad básica era la aggricultura, completándose con la manufactura del esparto. El siglo XVIII supone un profundo cambio político en España. El 25 de abril, con la célebre batalla de Almansa, finaliza la Guerra de Sucesión. Felipe V crea el Ducado de Liria, incluyendo en este lugar a Benisanó.
Durante el siglo XIX siguen sucediéndose los continuos cambios y crisis políticas, abolición de los señoríos por las Cortes de Cádiz en 1811 (entre ellos el de Benisanó), evacuación por las tropas francesas de la población en 1813, desamortización de Mendizábal en 1835 que puso en venta mediante subasta pública los bienes de la Iglesia. Por el contrario, las guerras carlistas tuvieron poca repercusión e el municipio, tal vez debido a la pequeñez de su término. Tras las mismas, se produce un aumento demográfico general, acompañado de un crecimiento en la superficie de cultivo. En Benisanó el crecimiento urbanístico fue manifiesto, pasando a contar entre 1845-1850 con 180 casas. Por entonces, los subterráneos del castillo se utilizaban como cárcel.
La familia Escrivá de Romaní sustituye a la renombrada Cavanilles-Villarrasa en la segunda mitad de este siglo XIX, después de casi cinco siglos de ostentar el señorío de Benisanó y su castillo. Este nuevo linaje aglutina innumerables títulos y grandezas, lo cual redunda en benefficio de la reconstrucción de nuestro castillo y de la iglesia parroquial, pues incorporan a sus linajes, entre otros, el Marquesado de Monistrol y el Condesado de Sástago, títulos nobiliarios de gran abolengo que van a aureolar en gran manera al pueblo de Benisanó. En el censo de 1875 Benisanó cuenta con 836 habitantes, aunque la epidemia de cólera de 1885 fue especialmente cruenta. A finales de siglo, la población llega a los 955 habitantes y el desarrollo urbanístico desborda el recinto medieval que envuelve a la localidad (del que todavía hoy se pueden admirar sus tres magníficos portales). También en el último cuarto del siglo XIX proliferan las noticias periodísticas acerca de Benisanó, que aparecen publicadas en las mejores revistas ilustradas del momento. Característica común a todas ellas es citar las tres joyas que posee Benisanó: su Castillo-Palacio, su Iglesia y el Pou de la Salut. Es también en estos años cuando las aguas de nuestro pozo alcanzan enorme fama miraculosa por sus propiedades terapéuticas, unidas al rezo de oraciones a la Virgen del Fundamento, conocida como especial protectora contra el mal de ictericia.
Llegados al siglo XX, en 1910 Benisanó cuenta con 997 habitantes, 227 edificios y 82 casetas en todo su término. Durante las primeras décadas del siglo la población sufre una importante regresión debido a las dificultades económicas que provocan la emigración (sobre todo a Valencia y Francia) y a las epidemias, en especial a la gripe acontecida entre 1917 y 1919, conocida como La Cucaracha. La base de la economía del municipio es la agricultura y los medios siguen siendo muy rudimentarios. Pero a lo largo de todo el siglo XX la población mantiene una tendencia progresiva. En cuanto a las características políticas de este principio de siglo, destaca el hecho de que desde 1900 a 1931 se suceden en nuestro Ayuntamiento 14 alcaldes, fiel reflejo de las circunstancias de inestabilidad que se dan en toda España. También se hizo sentir la emigración de la década de los 50, aunque en 1975 se llega hasta 1.466 habitantes. La población también se vio favorecida por los 248 vecinos que llegaron en los años 70 y 80 al municipio, sobre todo de Andalucía y de Castilla-La Mancha. Hoy en día el número de habitantes es de 1.818 y se rondan las 750 viviendas. En 1987 la familia propietaria del castillo lo pone a la venta, siendo adquirido por D. Vidal Valle. En otoño de 1994 salió a subasta pública, siendo catalogado por la Dirección General de Bellas Artes y Archivos del Ministerio de Cultura como "Monumento", con categoría de Bien de Interés Cultural.
El 4 de febrero de 1996 se firma definitivamente el acuerdo de compra-venta por el entonces Alcalde del municipio D. Serafín Castellano y el Presidente de la Generalitat Valenciana D. Eduardo Zaplana con el director de Caja Madrid, pasando desde entonces a ser propiedad municipal. En este momento se hace realidad uno de los mayores deseos de todos los vecinos de Benisanó y se empieza una nueva andadura socio-cultural llena de proyectos. En este mismo año se instaló la iluminación exterior del castillo, hecho que le otorga un especial realce. La fecha del 4 de febrero ha quedado instaurada como recordatorio de dicha compra, realizándose en cada aniversario diversas celebraciones culturales. A partir de entonces se redactó el Plan Director, que marca las pautas de actuación en la rehabilitación del edificio, se ha creado una Escuela-Taller con una importantísima labor en esta rehabilitación del castillo y las murallas, se han restaurado los portales de Valencia y Liria, y se ha potenciado el estudio histórico artístico del propio edificio y en consecuencia, de la historia del mismo municipio. En enero de este mismo año 1999 se aprobó por resolución de la Consellería de Presidencia el nuevo escudo heráldico municipal, más acorde con el pasado histórico del municipio, según estudios realizados por el propio Ayuntamiento. En este nuevo escudo se muestran los símbolos de la familia Cavanilles, los Villarrasa y el propio castillo, teniendo todo por timbre una corona real abierta. También durante este año ha sido especialmente importante la celebración del III Centenario del hallazgo de la Patrona la Virgen del Fundamento, para lo cual se creó una Comisión extraordinaria, y ha supuesto un hecho histórico para los habitantes del municipio, siguiendo la tradición de la celebración de los dos anteriores centenarios, en 1799 y 1899. Esta conmemoración ha supuesto además un importante impulso cultural, ya que se ha editado un libro con el resultado de una gran labor de investigación realizada con motivo del Centenario, en el que se recogen datos de indudable valor histórico para el municipio.

buscador google
Búsqueda personalizada
Destinos Comunidad Valenciana
Menú
Usuario
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese
Buscar
Codigos Postales Nucleos Poblacion